Leyendo:
Compra de unidades productivas
Image

Compra de unidades productivas

Gael Solucions cristinarojas
10/01/2022

La compra de unidades productivas en concursos se ha convertido en un modo de expansión para muchas sociedades y empresas, al mismo tiempo que otras se liberan de una parte de sus deudas.

En Gael Solucions somos expertos en este tipo de procedimientos, ya que conocemos con detalle cómo funcionan los distintos procesos que intervienen en esta operación.

Por ello, podemos acompañarle a lo largo de toda la operación para asesorarle e indicarle las mejores formas de actuar para obtener el mayor beneficio.

Qué son las unidades productivas

Las unidades productivas son los bienes y servicios de una sociedad o empresa que pueden separarse y seguir funcionando de forma autónoma

Por ejemplo, una unidad productiva puede ser una determinada maquinaría junto con los operarios que la manejan y los materiales que se usan en ella, y que puede funcionar por sí sola sin depender de nada.

De este modo, cuando una empresa instaura un concurso de acreedores , los compradores pueden decidir cuántas y cuáles de estas formas jurídicas van a adquirir.

La compra de unidades productivas permite, por lo tanto, mantener puestos de trabajo y la actividad habitual de la empresa, aunque hay casos en los que el agotamiento de dicha empresa puede entorpecer esta continuidad.

¿Por qué comprarlas?

Como inversor, la compra de unidades productivas representa una oportunidad de conseguir rentabilidad.

En una empresa en  concurso la  unidad productiva adolece de deudas, pero no quiere decir que estas unidades no tengan una buena base viable para levantar el negocio.

Por ello conviene hacer un análisis de las unidades productivas que salen a concurso y comprar aquellas que tienen un resquicio de mejora. Si tiene dudas al respecto, nuestros expertos le pueden asesorar. 

El proceso concursal de compra de unidades productivas

Cuando una empresa no puede hacerse cargo de sus deudas sale a concurso en forma de unidades productivas que se tasarán para llegar después a la compraventa en la que el comprador será el nuevo empresario.

El hecho de realizar la transmisión de unidades productivas a través de un curso tiene varias ventajas tanto para el vendedor como el comprador:

  • Se evita una pérdida del valor real de la unidad productiva y la especulación.
  • Se mantienen los derechos del inversor, es decir, de quien compra.
  • Se trata de continuar la actividad de la empresa endeudada.

Además, aunque por lo general el proceso de compra se realiza mediante subasta, en ocasiones se puede recurrir a enajenación o venta directa.

La venta directa se hace a través de un auto motivado a instancias del Juzgado, es decir, que está monitorizada de la misma forma por un juez para asegurarse de que el precio por el que se hace es razonable.

Además, el Juzgado se asegurará que no existen intereses ocultos en ninguna de las partes ni en ningún otro agente que pudiera tener relación con la transacción.

Si usted quiere optar por la enajenación directa durante el proceso de compra de unidades productivas en un proceso concursal le ayudaremos a establecer las condiciones de la misma.

En caso de que se siga la vía concursal, las fases son las siguientes:

  • Fase común, en la que el juez autoriza la compraventa.
  • Fase de convenio, en la que el comprador asume las deudas.
  • Fase de liquidación, en la que los acreedores son satisfechos.

¿Qué pasa con la subrogación empresarial a nivel laboral?

Tras las últimas modificaciones del Texto Refundido de la Ley Concursal o TRLC los jueces de lo social ya no intervendrán en la resolución acerca de la sucesión de una empresa, pasando esta responsabilidad al juez del concurso en exclusiva.

¿En qué favorece esto al comprador? 

En que puede pedir que el Juzgado Mercantil se pronuncie acerca de dicha sucesión de empresas y delimite la responsabilidad que tendrá en cuanto a las deudas existentes tanto con los trabajadores como con los Organismos Públicos.

Es decir, aunque la subrogación a nivel laboral es innegable, durante el proceso se debe asegurar que el comprador no asumirá el crédito correspondiente a FOGASA y que negociará con los empleados las nuevas condiciones laborales, si las hay.

Además, las unidades productivas serán inventariadas y descritas en el informe que realiza la administración concursal.

Ventajas de la compra de unidades productivas

Sin duda, la principal ventaja de adquirir una unidad productiva, es que se trata de una sociedad en funcionamiento, y que quien compra pasa a ser el propietario de todo aquello que funciona (el fondo de comerció, maquinaria, marca, personal experimentado, patentes, etc…) Y no adquiere las deudas de la sociedad fuera de las laborales de aquellos trabajadores que formarán parte del perímetro de la compra a quienes subroga en las mismas condiciones laborales que tenían. 

Además, al comprar una unidad productiva dentro de un procedimiento concursal contribuye a mantener el  tejido empresarial. 

De la misma manera, al contar también con trabajadores con experiencia en esa unidad, el crecimiento posterior es mucho más rápido que al iniciar una nueva actividad, en la que acertar con una buena plantilla consolidada es siempre una tarea compleja.

Para el empresario que vende, la ventaja está clara, evita disolver por completo la sociedad que un dia fundó, a la que se le da continuidad.

En Gael Solucions ponemos a tu disposición la experiencia de profesionales muy experimentados en este tipo de procedimientos que gestionaran desde el principio la compra de unidades productivas evitando o defendiendo los conflictos derivados de la misma salvaguardando en todo momento los intereses del empresario y del comprador.

Le ayudaremos a redactar el contrato de compraventa y a proponer una oferta para atenuar los efectos de esta deuda en el momento de la compra. 


Relacionado

11/07/2020

Gestionar bien tu equipo de trabajo es clave para superar una crisis

Gael Solucions
24/02/2019

Compliance, aporta valor a tu empresa.

Gael Solucions
Arrow-up